jueves, 3 de julio de 2014

I Guerra Mundial: Un siglo de la contienda en 10 películas

El 28 de junio de 1914 el asesinato del archiduque Francisco Fernando de Austria y su esposa a manos del nacionalista serbio en Sarajevo, Gavrilo Princip, fue el detonante de la I Guerra Mundial que enfrentó a las principales potencias del momento alineadas en dos grandes bandos. Cuatro años más tarde, el 11 de noviembre de 1918, la denominada Gran Guerra llegaba a su fin, dejando más de 9 millones de muertos y un panorama desolador en la población del planeta.

Se han cumplido cien años desde el comienzo de una de las contiendas mas salvajes y lamentables para la humanidad a la que el cine no ha sido ajeno. Estas son las diez películas más representativas que hemos elegido en el blog y que recrean este periodo histórico.

Armas al hombro, 1918

El soldado número 13 del ejército estadounidense -Charles Chaplin-acude al frente francés con sus compañeros. Charlot, en un alarde de valentía, se ofrece voluntario para introducirse entre las filan enemigas. En su misión, disfrazado de árbol, vivirá alocadas aventuras, como salvar a su superior de un fusilamiento, enamorarse de una ciudadana o secuestrar al mismísimo Kaiser.

El mismo año en el que la guerra terminaba, Charles Chaplin escribía, dirigía y protagonizaba este mediometraje de apenas 45 minutos en el que el artista londinense dejaba claro que iba a ser uno de los más grandes de la historia. El hecho de poder inventar escenas surrealistas y divertidas en las trincheras, estando tan reciente el conflicto y sabiendo como se vivía en esos agujeros, son una muestra del por qué de su genialidad.


El gran desfile, 1928
Jim es un niño rico que nunca ha trabajado. Cuando estalla la Primera Guerra Mundial, Jim, presionado por su novia, se alista junto a otros dos jóvenes, Bull y Slim. Cuando llegan a Francia se dan cuenta de que la guerra no es lo que esperaban.

En su décimo trabajo, King Vidor combina una historia romántica, sazonada de tintes cómicos propios de la época, con los estragos de la contienda. Esta película, cuya estética la convirtió enseguida en todo un clásico del cine mudo, supuso la consagración del cineasta texano, que realizaría posteriormente trabajos tan notables como Y el mundo marcha, Duelo al sol o El manantial.

Sin novedad en el frente, 1930
Un grupo de jóvenes estudiantes alemanes, enardecidos por su profesor, se alistan en el ejército y marchan a defender a su país. Cuando llegan al frente y ven como es en realidad la contienda, se verán sumidos en una marea de dolor, sufrimiento y desesperación.

El desgaste de las trincheras y el sufrimiento del soldado se recrean perfectamente en la película.

La quinta película de Lewis Milestone es, a su vez, la primera gran película antibelicista. En ella, se pueden ver todos los horrores que un soldado puede vivir en la guerra. Es increíble como una cinta de 1930 tiene unas secuencias tan realistas e impactantes. La escena en la que el protagonista, Paul-Lewis Ayres, convive y lucha con un soldado francés en un agujero ocasionado por un proyectil es una de las mejores muestras de la deshumanización en este tipo de trabajos. Una frase resume toda la obra y el objetivo de la misma a la perfección: "es triste e inservible morir por la patria, la mejor forma de servirla es vivir en ella y por ella".

Cuando nuestro protagonista regresa a su pueblo y ve como le reciben los amigos de su padre, intentando darle lecciones de como es la guerra o cuando ve como su antiguo profesor sigue envenenando las mentes de los jóvenes y éstos le llaman cobarde por explicar las condiciones en que malviven en las trincheras y el sinsentido del conflicto, Paul se da cuenta de que su sitio esta junto a sus compañeros de batallón. Es el ejemplo de que solo los que están en primera línea pueden saber como es aquello.


Senderos de gloria, 1957

Kirk Douglas interpreta al coronel Dax.
Francia, 1916. El ejército francés, en un ataque suicida contra las posiciones alemanas con el objetivo de conquistar la llamada "Colina de las hormigas" fracasa, emprendiendo los soldados la retirada hacia territorio amigo. El alto mando militar, molesto por el descalabro, decide escarmentar a sus tropas eligiendo a tres hombres al azar, que acusados de cobardía, tendrán que enfrentarse a un consejo de guerra y a una posible pena de muerte. El coronel Dax -Kirk Douglas- presente en el ataque, será el encargado de defender a los tres soldados.

Obra capital en la historia del cine, la cuarta película de Stanley Kubrick supone uno de los mayores alegatos contra la guerra realizados hasta el momento. Basado en un hecho real ocurrido en el frente de Verdún, la salvaje lucha por el fuente Douamont que duró 9 meses. El filme tuvo muchos problemas en Europa, principalmente en Francia, Suiza y España, donde se prohibió su exhibición hasta años después de ser estrenada.

Solventadas esas turbulencias, queda claro que la dirección de Kubrick es magistral -para muchos, este es su mejor trabajo-, destacando el uso de la cámara, con uno de los travellings más antológicos que se han podido ver en el séptimo arte. El final de la cinta es apabullante e insuperable. Aquí, el apelativo de obra maestra se queda corto.


La gran guerra, 1959

Italia, 1916. Los soldados Oreste y Giovanni -Alberto Sordi y Vittorio Gassman- se conocen en la oficina de reclutamiento y son destinados en el mismo batallón. Ambos, cobardes y con un gran sentido de la supervivencia, se hacen amigos e intentan escapar a los horrores de la guerra gracias a su picardia.

Vittorio Gassman, Silvana Mangano y Alberto Sordi son el trío protagonista.

Ganadora del León de oro en Venecia y candidata al Oscar a la mejor película de habla no inglesa, La Grande Guerra nos muestra el día a día de los soldados en la trincheras a través de los personajes, magníficamente interpretados por Sordi y Gassman. Con grandes dosis de humor y sin dejar de lado el dramatismo -el encuentro con la viuda de Bordin es desgarrador-, Mario Monicelli dirige una de las mejores películas, no sólo de su filmografía, sino de toda la historia del cine italiano. Un final sorprendente y heroico ponen la guinda a una verdadera joya absolutamente imprescindible.


Lawrence de Arabia, 1962

Bajo las órdenes de David Lean, Peter O'Toole daba vida en quizá su mejor interpretación al carismático, misterioso y díscolo teniente T.E. Lawrence, miembro de la inteligencia británica en El Cairo (Egipto) durante la I Guerra Mundial y enviado al desierto para apoyar al príncipe Faysal (Alec Guinness) y sus revolucionarios árabes contra los otomanos. Durante el trayecto de la fracasada revolución, Lawrence entabla amistad con otros insurrectos, como Sherif Alí (Omar Sharif), que lo ayudarán en su cruzada hasta convertirlo, a ojos de los árabes, en un auténtico héroe.

Omar Sharif, Peter O'Toole y Anthony Quinn.
Basada en hechos reales, Lawrence de Arabia, elegida por el American Film Institute como la séptima mejor película de la historia entre 100 filmes, estuvo nominada a siete premios Oscar, encumbrado la carrera de su director y protagonista al que acompañaban unos secundarios de auténtico lujo como Omar Sharif, Alec Guinness, Jack Hawkins, Anthony Quinn, Arthur Kennedy o José Ferrer.

Con una banda sonora portentosa a cargo de Maurice Jarre y una brillante fotografía (Sevilla fue uno de los escenarios donde se rodó la película) que acompañan a escenas de genuina acción belicista, el trabajo de David Lean es todo un canto al cine de aventuras, a la amistad en tiempos de guerra y la persecución de los ideales. Como las pirámides del mismísimo Egipto, la película es una maravilla artística que inmortalizó para siempre el rostro de Peter O´Toole en la memoria de todo amante del cine.


Johnny cogió su fusil, 1971
Johnny -Timothy Bottoms-, un soldado americano, pierde todas sus extremidades y los sentidos de la vista, oído, gusto y olfato tras sufrir los efectos de una explosión. Cuando despierta en el hospital, no es consciente de lo sucedido, pero poco a poco comenzará a darse cuenta de su estado. Los recuerdos de su vida anterior a la guerra se mezclarán con las sensaciones que experimenta en el hospital, convirtiendo su situación en una autentica pesadilla. La aparición de una joven enfermera, Karen -Kathy Fields- será lo único que le de esperanzas a afrontar un presente tan angustioso.

Nos encontramos ante una película claramente antibelicista, pero principalmente proeutanasia. Dalton Trumbo, guionista y escritor de prestigio, dirige su propia obra en la que consigue extenuar y estremecer al espectador con la historia de Joe Bonham. Considerada como una de las películas más crudas de la historia del cine, en un principio iba a ser dirigida por Luis Buñuel, pero finalmente el director español se negó a hacerlo.


Gallipoli, 1981

Archy Hamilton,-Mark Lee- una de las mayores promesas de atletismo en Australia sueña con enrolarse en el ejército y combatir defendiendo a su país en la I Guerra Mundial. Tras ser rechazado por su corta edad, trabará amistad con otro velocista, Frank Dunne -Mel Gibson- quien le acompañara a la ciudad de Perth con el objetivo de volver a intentar alistarse. En el camino, surgirá entre ellos una profunda amistad, y aunque Frank es contrario a participar en la guerra, finalmente ambos lucharán en la península de Gallipoli (Turquia) contra los soldados otomanos.

Mark Lee y Mel Gibson son el dúo protagonista de Gallipoli.

Peter Weir dirige una de las películas más hermosas e impactantes dentro del género bélico. Con una banda sonora espectacular en la que se incluye el trabajo de Brian May , Jean-Michel Jarre y Vangelis. Mel Gibson -en uno de sus primeros papeles protagonista- y Mark Lee realizan unas interpretaciones carismáticas y soberbias. Con uno de los finales más tristes y amargos que se pueden recordar, Gallipoli es un filme de obligada visualización.

"¿Qué son tus piernas? Muelles de acero. ¿Y qué van a hacer? Llevarme a toda velocidada. ¿A qué velocidad puedes correr? A la de un leopardo. ¿Y a que velocidad vas a correr? A la de un leopardo". Palabras que Wallace Hamilton -Ron Graham- dedicaba a su sobrino en la ficción, Archy, antes de la carrera.

Capitan Conan, 1996

El armisticio de 1918 ponía fin a las hostilidades de la I Guerra Mundial. Sin embargo, en el frente oriental (Rumanía, Bulgaria, Balcanes) las noticias del acuerdo tardaron en llegar a oídos del Capitan Conan y sus hombres, los cuales, como si de una falange alejandrina se tratara y emulando el sigilo de los sioux, aprovechan la orografía del terreno para empuñar sus armas de corto alcance y sembrar el terror en las líneas enemigas, ante desconcierto y desaprobación de sus superiores.

La orografía del terreno permite a los hombres de Conan sorprender a sus enemigos.

Capitan Conan, dirigida por Bertrand Travernier y protagonizada por Philippe Torreton en la piel del intrépido oficial, es una película que combina escenas de acción sumamente realistas, con gran acierto en la elección de los decorados; la amistad deteriorada por la contienda y un trasfondo antibelicista que detalla a la perfección las distintas realidades que vivieron durante el conflicto los altos mandos con los soldados rasos que verdaderamente sufrieron los horrores del enfrentamiento.

Feliz Navidad, 2005

Navidad de 1914, primer año de la guerra. En Francia, soldados alemanes, británicos y franceses olvidarán sus diferencias en Nochebuena y compartirán viandas, experiencias y se reunirán  juntos en la Misa del gallo. La experiencia influirá en la forma de verse entre ellos como enemigos, dando una lección de humanidad en un momento en el que esta escaseaba. Basada en una historia real.

Nominada al Oscar como mejor película extranjera, la francesa Joyeux Nöel cuenta con un reparto que incluye a Diane Kruger, Daniel Brühl, Dany Boon o Guillaume Canet entre otros. Una obra con corazón, sin caer en la sensiblería, que demuestra una vez más el sinsentido de las guerras y obsequia una secuencia realmente hermosa. Otro ejemplo más de cine bien realizado en el país vecino.


2 comentarios:

  1. No las habría elegido mejor.Senderos de gloria me impactó un duro y hermoso alegato antibelicista con una historia irrepetibles y unas interpretaciones simplemente geniales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creemos que son las más representativas de este período histórico. Me alegro que te haya gustado, y como dices, "Senderos de gloria" es simplemente irrepetible. La película de Kubrick junto a "Sin novedad en el frente" y "La gran guerra", mis favoritas de estas diez.

      Eliminar

Traductor

Lo más visto

Archivo del blog