miércoles, 2 de mayo de 2018

'Roman J. Israel, Esq.': Un coloso llamado Denzel Washington

¿Puede una persona con valores sólidos tener cabida en una sociedad corrompida? ¿Cómo puede seguir luchando por unos ideales esa persona cuando todo lo que tiene alrededor le resulta extraño? Y más difícil aún, ¿cómo conseguir todo eso cuando pierdes el trabajo en el que has estado involucrado durante más de tres décadas?


Roman J. Israel -Denzel Washington, Trainning Day, Fences- es un abogado defensor idealista cuya vida sufre un cambio drástico al perder a su mentor y amigo, un icono de los derechos civiles, con el que trabajaba en un bufete de abogados en Los Ángeles. Las deudas que arrastraba el despacho provocan su cierre, dejando a Roman en la calle. Es entonces cuando los principios de este utópico letrado se verán alterados, ya que es contratado por una prestigiosa firma dirigida por George Pierce -Colin Farrell (Escondidos en Brujas, El sueño de Cassandra)- un ambicioso jurista y antiguo alumno del mentor de Roman.

Denzel Washington es Roman J. Israel (Sony Pictures)
Roman J. Israel, Esq es el segundo trabajo de Dan Gilroy -Nightcrawler-. Si en su debut el director ponía el ojo en el mundo del periodismo criminalista con mucha mala baba, ahora no pierde el espíritu crítico a la hora de diseccionar el sistema jurídico penal de la ciudad Los Ángeles. Y lo hace creando un personaje sublime interpretado de manera brillante por Denzel Washington.

Y es que podemos decir sin género de duda que el papel y la interpretación del doble ganador del Oscar son lo más potente del filme. Algo que a simple vista puede parecer una crítica negativa dejando al conjunto en algo menor que no esta a la altura de su figura central. Nada más lejos de la realidad. Lo que ocurre es que quizá nos encontramos ante la mejor interpretación del actor neoyorquino. Y esto son palabras mayores.

Washington esta pletórico. Se adueña del filme con un personaje que conmueve, emociona y divierte. Roman J. Israel es un hombre de otra época, un idealista que peleó en su momento por los derechos civiles y que aún lo sigue haciendo, a pesar de verse prácticamente solo en esta labor. Un erudito que se sabe de memoria el Código Penal de Los Ángeles y que, al igual que el bulldog de cerámica que preside su despacho, defiende los derechos de los más desprotegidos. Con un aspecto un tanto descuidado y un estilo pasado de moda; siempre escuchando música para lograr evadirse de esas voces internas que le mantienen en primera línea de la batalla social o con esa dieta que sigue, basada estrictamente en sándwiches.

La primera parte del filme, cuando el protagonista tiene que reubicarse y buscar trabajo, es la más sentimental con algunos momentos que llegan a emocionar al espectador. Un ejemplo de ello es cuando el personaje de Denzel conoce a Maya -Carmen Ejogo (Selma, Llega de noche)- una activista que trabaja de voluntaria para una organización a la que Roman va a solicitar trabajo.

En la segunda parte del filme, cuando Roman pasa a trabajar para el bufete de George Pierce, podemos ver como ambos personajes se ajustan el uno con el otro. El tono crítico del inicio hacia el sistema judicial persiste y aparecen otros aspectos que suponen un dilema para el protagonista y que dan un giro esencial en la trama, revitalizando de esta manera el desarrollo de la misma.

Denzel Washington y Colin Farrell (Sony Pictures)

La película no trae buenas críticas desde EEUU. Dan Gilroy había puesto el listón muy alto con su opera prima -Nightcrawler- y creo que es un error comparar las dos películas o esperar un impacto similar, ya que aunque las dos son reivindicativas con algún aspecto del sistema/sociedad estadounidense, tienen diferencias significativas. Lo que comparten ambas es la mezcla de drama, thriller psicológico y crimen que hasta el momento Gilroy maneja con bastante pericia.

Por ello considero a Roman J. Israel, Esq. una película bastante notable en general, con un personaje principal sobresaliente y unos secundarios, especialmente Colin Farrell, que no solo sobreviven al 'tour de force' de Washington, sino que brillan en su labor. Un filme entretenido y sólido que mantiene la atención del espectador y que te deja, al menos a mi, pensando en el mismo días después de haberlo visto.


Ficha Técnica


Título original: Roman J. Israel, Esq.

Año: 2018

Género: Drama / Crimen / Thriller

Duración: 129 min.

País: Estados Unidos Estados Unidos

Dirección: Dan Gilroy

Guión: Dan Gilroy

Música: James Newton Howard

Fotografía: Robert Elswit

Reparto: Denzel Washington, Colin Farrell, Carmen Ejogo, Shelley Henning, Amanda Warren, Hugo Armstrong, Tony Plana, Lynda Gravatt, DeRon Horton, Amari Cheaton, Sam Gilroy

Premios: 2017: Premios Oscar: Nominado a mejor actor (Denzel Washington)
                2017: Globos de Oro: Nominado a mejor actor (Denzel Washington)
                2017: Sindicato de actores: nominado a mejor actor

Puntuación: 7,5/10

2 comentarios:

  1. Denzel Washington es un auténtico crack, capaz de hacer grandes los papeles ya grandes de por si, una auténtica garantía de trabajo y de calidad. Nos encanta. La apuntamos para pasarnos por el cine.

    HemosVsito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te gusta Denzel Washington, esta película te encantará. Creo que esta entre sus tres mejores trabajos dentro de toda su carrera. Y la película, lejos de ser un marco en el que el actor se luzca, cuenta una historia con mucha miga y que te dejará pensando en ella después de verla. Ya nos contarás Joan.

      Un saludo!

      Eliminar

Traductor

Lo más visto

Archivo del blog