viernes, 20 de julio de 2018

'El halcón y la flecha': Burt Lancaster, el héroe de la montaña

Estamos en verano, época marcada por el calor y en la que es complicado ponerse frente al televisor, a menos que uno tenga un buen ventilador o aire acondicionado cerca. Así pues, las mejores alternativas para disfrutar del cine en estas fechas -cines al aire libre a parte- son películas ligeras, con una duración que no sea excesiva y cuyo guión o trama permita al espectador evadirse mientas llegan las ansiadas vacaciones.

El cine de aventuras es una opción más que valida para disfrutar del séptimo arte en el periodo estival y dentro de este género, salvo algunas excepciones, el clásico mucho mejor que el moderno. La principal razón en esta distinción entre épocas es muy sencilla. En el pasado los estudios apostaban por buenas historias, con guiones que rozaban la perfección y en los que el entretenimiento y la calidad iban de la mano.


En gran parte de los filmes de aventuras actuales, la apuesta principal se centra en lo visual quedando la historia en un segundo plano. Los guiones no son tan redondos e ingeniosos como antaño, primando los efectos especiales y escenas de acción. Con unos recursos que antes no se tenían, las películas son más espectaculares e impactantes pero fácilmente olvidables.

El halcón y la flecha -Jacques Torneur, 1950- es un ejemplo perfecto de buen cine de aventuras. En la obra, Dardo -Burt Lancaster, De aquí a la eternidad, El tren-  es un hombre que vive en las montañas en completa libertad. Su enemigo es el conde Ulrich -Frank Allenby- conocido como 'El halcón', un gobernante germano que oprime a los ciudadanos de Lombardía. Este noble en el pasado le robó la mujer a Dardo y ahora secuestra a su hijo. Para vengarse del tirano, Dardo rapta a Anna -Virginia Mayo, Camino de la horca, Al rojo vivo- sobrina del conde.

Nick Cravat y Virginia Mayo en una escena de 'El halcón y la flecha'

La película tiene todos los ingredientes necesarios para gustar a los amantes del género. El bien y el mal están encarnados y diferenciados a la perfección. Por un lado nos encontramos a los ciudadanos oprimidos por el gobernante de turno que encabezados por un líder, plantan cara a la tiranía. En el lado opuesto la figura del conde, un tipo poderoso que hace del abuso al débil su actividad favorita.

Diversión, romanticismo y espectacularidad a partes iguales

El choque entre ambos bandos es inevitable y que mejor forma de hacerlo que de una manera divertida y vistosa. Las escaramuzas que se producen entre ambos grupos están repletas de peleas a espada y acrobacias brillantemente realizadas. Era algo de esperar ya que Burt Lancaster y Nick Cravat -que interpreta el papel de Piccolo, amigo inseparable del protagonista- eran amigos de la infancia y comenzaron sus carreras artísticas trabajando en el circo y formando allí una sociedad conocida como Lang and Cravat.

Una química natural existente entre ambos actores que hizo que las escenas que compartían juntos fuesen las más lúdicas de la función. Asimismo la galería de secundarios, entre los que destacan Norman Lloyd como el trovador o Robin Hughes dando vida a uno de los proscritos amigo de Dardo, plantean situaciones cómicas especialmente hacia el final de la obra.

El romanticismo recayó en el papel de Virginia Mayo que desde el primer momento se enamora de su captor y se pone de su parte. Quizá su rol sea el que menos luce dentro del conjunto de la obra, pero la interpretación y presencia de la actriz ayudaron a no dejar su papel muy desdibujado.

Con un guión preciso escrito por Waldo Salt -responsable de otros libretos tan notables como Serpico, Cowboy de Medianoche o El regreso- cuando el espectador vea El halcón y la flecha  probablemente recuerde otros títulos dentro del género de las aventuras. Especialmente cualquiera de las adaptaciones que se han hecho de Robin Hood. Pero seguramente ninguna de estas adaptaciones tiene el encanto,  colorido y ese buen envejecer que tiene el filme protagonizado por Burt Lancaster en 1950.

Ficha Técnica 


Título original: The Flame and the Arrow

Año: 1950

Duración: 88 min.

Género: Aventuras / Edad Media

País: Estados Unidos Estados Unidos

Dirección: Jacques Tourneur

Guión: Waldo Salt

Música: Max Steiner

Fotografía: Ernest Haller

Reparto: Burt Lancaster, Virginia Mayo, Nick Cravat, Robert Douglas, Aline MacMahon, Frank Allenby, Norman Lloyd, Robin Hughes, Gordon Gebert

Puntuación: 8/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Traductor

Lo más visto

Archivo del blog