miércoles, 7 de agosto de 2019

'Peleando en familia': La lucha libre como salvación

La lucha libre, ese show disfrazado de deporte que tiene tantos amantes como detractores. Un acontecimiento que mueve masas y cantidades ingentes de dinero y a su vez es visto como un espectáculo para frikis.

La WWE -World Wrestling Entertainment- es la empresa encargada de promocionar todo lo relativo  a la lucha libre profesional. Fundada en 1952 alcanzó sus cotas más altas de popularidad en la década de los 80, con luchadores como Hulk Hogan, El Último Guerrero o André el Gigante entre otros fueron los causantes de que varias generaciones -entre las que me incluyo- fuesen aficionados en mayor o menor medida a esta pantomima.


Peleando en familia -Stephen Merchant, The Office- nos cuenta la historia de la familia Knight, residentes en Norwich y cuyos miembros se ganan la vida con la lucha libre actuando a lo largo del país. Los dos hijos Saraya -Florence Pugh, Lady MacBeth- y Zak -Jack Lowden, Dunkerque- ansían hacerse profesionales y famosos en los EEUU haciendo así realidad el sueño de sus padres Julia -Lena Headey, Juego de Tronos- y Ricky -Nick Frost, Bienvenidos al fin del mundo-.

Stephen Merchant mezcla la comedia y el drama con resultados irregulares. Como comedia, la película funciona en su primera parte, mostrándonos la rutina diaria de una familia un tanto peculiar y las excentricidades de cada uno de sus miembros. Este inicio quizá provoque una serie de expectativas en el espectador que luego no terminan de cumplirse.

Stephen Merchant dando instrucciones a Lena Headey y Nick Frost.

Y no se cumplen ya que la parte del drama, cuando uno de los miembros tiene oportunidad de hacerse famoso y cumplir el sueño familiar, se hace pesada, previsible e incluso algo aburrida.Aún así la película no decae completamente gracias al carisma de sus protagonistas y a un final que consigue equilibrar esa parte central algo insulsa.

Jack Lowden junto a Florence Pugh.

El filme también funciona como denuncia hacía esos padres que intentan conseguir sus sueños frustrados a través de sus hijos. Si quitamos el wrestling por otro deporte de masas, seguro que encontramos algún ejemplo cercano a nosotros. Esas presiones que algunos progenitores ponen en sus hijos creando en muchos casos a gente frustrada que no habiendo conseguido ese objetivo se ven inútiles para otra cosa, aparecen reflejadas en la trama.

Vince Vaughn.

Con sus virtudes y defectos, Peleando en familia es un buen pasatiempo que nos deja buenos momentos -los mejores protagonizados por Vince Vaughn en un papel que recuerda al que hizo en Hasta el último hombre- y la breve pero altamente simpática presencia de Dwayne Johnson -Dolor y dinero-. Johnson, antiguo luchador profesional conocido como The Rock, vio el documental de la familia Knight y quedó tan sorprendido que se decidió a producir el largometraje.

Una entretenida película que nos muestra -de una manera completamente diferente a como lo hizo Aronofsky en la magnífica El luchador- la parte menos gratificante de un negocio que sigue funcionando y deleitando a las nuevas generaciones de fans.

Ficha Técnica


Título original: Fighting with my family

Año: 2019

Duración: 108 min.

Género:  Comedia / Drama / Biográfico / Lucha libre / Familia

País: Reino Unido Reino Unido

Director: Stephen Merchant

Guión: Stephen Merchant

Música: Vik Sharma

Fotografía: Remi Adefarasin

Reparto: Florence Pugh, Jack Lowden, Lena Headey, Nick Frost, Vince Vaughn, Dwayne Johnson, Ellie Gonsalves, Aqueela Zoll, Kim Matula, Olivia Bernstone, Leah Harvey, Elroy Powell, Hannah Rae, Stephen Merchant, Julia Davis, Jack Gouldborne

Puntuación: 7/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Traductor

Lo más visto