jueves, 1 de agosto de 2019

'En los 90': Educación callejera

En el Hollywood actual es habitual ver a un actor ponerse detrás de las cámaras. El paso que en su momento pocos se atrevieron a dar -entre ellos Clint Eastwood o Robert Redford como los más populares-, es en la actualidad un hecho más frecuente. Imagino que en el pasado era más difícil que los grandes estudios confiasen el presupuesto de una película a alguien sin experiencia tras las cámaras. Eastwood y Redford tuvieron como padrinos a dos tipos con peso en la industria como eran Don Siegel y Sydney Pollack respectivamente.


Otros no contaban con esa bendición y sin embargo se lanzaban sin miedo a dirigir. John Cassavetes y Dennis Hopper son los perfectos ejemplos en este sentido. El primero considerado por méritos propios el padre del cine independiente norteamericano y el segundo impulsando ese tipo de realizaciones en la década de los 70 con Easy Rider, encabezando a un grupo de jóvenes cineastas conocido como la 'Generación de los 70'.

Un cine independiente que sin embargo vuelve a relanzarse en las décadas de los 80 y 90 al abrigo del Festival de Sundance y de distribuidoras como la Miramax. Desde entonces intérpretes como Sean Penn -Hacía rutas salvajes-, George Clooney -Suburbicon-, Mel Gibson -Braveheart- o Ben Affleck -Argo- han brillado a ambos lados de la cámara. El último en sumarse a esta lista es Jonah Hill -El Lobo de Wall Street, Supersalidos-.


Na-Kel Smith hace un gran papel en el estreno de Jonah Hill como director.

El actor californiano debuta con En los 90 contándonos la historia de Stevie -Sunny Suljic- un chico de 13 años que intenta disfrutar del verano junto a su nueva pandilla de amigos a los que ha conocido en una tienda de skate. Huyendo de los problemas en casa con su hermano -Lucas Hedges, Manchester frente al mar- y su madre -Katherine WaterstonPuro Vicio-, Stevie va perdiendo la inocencia infantil en las calles de Los Ángeles.

Portentoso debut

Con En los 90, Jonah Hill nos presenta el relato sin preámbulos. Desde esas primeras escenas en las que Stevie es maltratado por su hermano o prácticamente ninguneado por una madre más centrada en sus relaciones amorosas, el espectador sabe que el crío únicamente disfrutara de la vida en las calles.

Hill muestra como es la vida en los barrios bajos de las grandes ciudades. Él creció en uno de ellos, en Los Ángeles, por lo tanto este es un retrato veraz que nos muestra las dificultades que tienen las familias y que se ven reflejadas en los más jóvenes. Algunos de ellos persiguen sus sueños e intentan salir de ese ambiente y otros se dejan llevar intentando divertirse en todo momento y la vez huir de sus diferentes situaciones personales.

La narración del despertar de Stevie a las tentaciones callejeras que se presentan es a su vez un canto a la amistad. El joven se ve aceptado y respaldado dentro de un grupo liderado por Fuckshit -Olan Prenatt, sorprendente en su debut- y Ray -Na-Kel Smith, un skater profesional que junto al protagonista son las estrellas de la función-.

Ambos adolescentes tienen un carácter diferente. La actitud de Fuckshit es disfrutar cada día sin importarle el futuro mientras que Ray, más centrado, intenta salir de ese agujero social. La personalidad de estos dos líderes influirá en el joven protagonista haciéndole ver los posibles caminos que puede plantear la vida.

Las ventajas del actor-director

Las películas dirigidas por un actor suelen presentar un trabajo interpretativo notable. El saber como se siente el intérprete y hasta dónde puede llegar es un plus que quizá otros directores no consiguen exprimir. Luego podemos encontrar fallos en la narración, en el ritmo del filme o una puesta en escena no del todo satisfactoria.

Los protagonistas son amantes del skate y pasan sus días en las calles de Los Ángeles.

Jonah Hill nos presenta a un grupo de actores y actrices con poco bagaje frente a las cámaras y que sin embargo no se nota en ningún momento. Todos están perfectos, desprendiendo veracidad y naturalidad en sus actos.

En cuanto a la narración, apoyada en un guión semi autobiográfico, emociona sin adornos extra, sin esos excesos adicionales en los que este tipo de producciones suelen caer. Con escenas que conmueven como la de los jóvenes con el vagabundo o la que comparten Stevie y Ray en la parte final del filme y otras brillantemente firmadas como la de la fiesta con las chicas, Hill firma un debut sobresaliente.

Jonah Hill en su debut como director junto al protagonista de 'En los 90'.
En los 90 es una de esas sorpresas que dejan poso una vez terminas de verlas. Es una pena que pasen desapercibidas para el gran público, quizá por la falta de promoción o por lo poco que duran este tipo de películas en las salas comerciales ante la avalancha de producciones de superhéroes o similares. Sin embargo, siendo positivos, nos presenta a un nuevo autor del que sabíamos sus dotes para la interpretación, tanto en papeles cómicos como dramáticos y a un grupo de jóvenes promesas al que habrá que seguir la pista.


Ficha Técnica


Título original: Mid90s

Año: 2018

Duración: 84 min.

Género: Drama / Adolescencia / Amistad / Skateboard

País: Estados Unidos Estados Unidos

Dirección: Jonah Hill

Guión: Jonah Hill

Música: Trent Reznor, Atticus Ross

Fotografía: Christopher Blauvelt

Reparto: Sunny Suljic, Na-Kel Smith, Olan Prenatt, Gio Galicia, Ryder McLaughlin, Katherine Waterston, Lucas Hedges, Alexa Demie, Harmony Korine, Jerrod Carmichael

Puntuación: 8,5/10

Premios: 2018: National Board of Review (NBR): Mejores películas independientes del año
                2018: Premios Independent Spirit: Nominada a mejor montaje
                2018: Critics Choice Awards: Nominada a Mejor intérprete revelación.

2 comentarios:

  1. Tengo curiosidad por ver esta cinta, pinta interesante.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te sorprenderá gratamente. De esas pequeñas joyas que de vez en cuando llegan a nuestras carteleras.

      Eliminar

Traductor

Lo más visto