viernes, 23 de septiembre de 2016

'Un puente lejano': Market Garden, el desastre Aliado con un reparto estelar

La II Guerra Mundial tiene esa paradoja de ser uno de los capítulos más horribles de la historia moderna y a la vez una fuente inagotable de creación para el séptimo arte. Los poco más de 6 años que duró la contienda tienen un sinfín de episodios que bien valen una película.

Uno de ellos es la Operación Market Garden. Poco después del "exitoso" Desembarco de Normandía (6 de junio de 1944), el Alto Mando Aliado continuó con sus planes de llegar al corazón de la Alemania nazi y acabar de una vez por todas con Hitler y sus acólitos. Barajando varias opciones, se impuso la diseñada por el general Montgomery, que ideó una operación para tomar varios puentes en los Países Bajos que facilitaban el acceso a Berlín aprovechando la teórica debilidad de los alemanes.

'Un puente lejano' recrea perfectamente la fallida Operación Market Garden.

Su criterio se impuso al de Patton, contrario a este proyecto, y bautizada con el nombre de Market Garden, el "infierno" se desataría sobre las tropas alemanas por tierra mar y aire el domingo, 17 de septiembre, de 1944, en uno de los despliegues militares más importantes de la historia. Lo que no sabían Montgomery y el Estado Mayor es que el lobo ario no estaba tan desangrado como a priori parecía, y los soldados aliados chocaron con un rival aún fuerte y bien preparado. Aquel día fue el último triunfo táctico de Hitler y un bochornoso fracaso aliado que retrasó la ansiada victoria final siete meses después.

Aquel episodio apasionante de la II Guerra Mundial le valió al prolífico actor, director y productor británico, Richard Attenborough, para regalarnos una de las mejores películas bélicas que podemos recordar: Un puente lejano. Attenborough, apasionado de la historia -solo hace falta ver su firma en Gandhi o Grita Libertad y estaríamos un día entero alabando su obra en el celuloide-, se rodea de un elenco de estrellas para plasmar en pantalla la recreación perfecta de la batalla que duró semanas, en contra de los planes diseñados por Montgomery.

James Caan es una de las estrellas de las que se rodea Richard Attenborough para la película.

Con un planteamiento básico -presentación, nudo y desenlace-, se nos dibujan las distintas perspectivas de los actores principales que participaron en la Operación Market Garden, tomando como punto de partida otro clásico del género bélico: El día más largo (1962). Muchas similitudes entre una y otra cinta donde podemos ver la visión del conflicto tanto de nazis como aliados. Soldados de uno y otro bando que configuran una película apasionante, con buen ritmo e imágenes espectaculares de la batalla que han servido de base a posteriores trabajos -Fury: Corazones de acero o Salvar al soldado Ryan, por citar algunos-.

Todo tiene interés en las más de dos horas que dura la película y que por otro lado pasan voladas. Los preparativos de la Operación, las relaciones entre los personajes y, cómo no, la acción bélica en sí, son un trabajo encomiable de todo el equipo. Excelente labor de montaje que mantienen la tensión narrativa y visual hasta el final.

Estrellas de cine en el barro

Ya de por sí la historia que narra Un puente lejano capta toda la atención. Las unidades terrestres y aerotransportadas tienen que tomar tres puentes casi de forma simultánea, siendo el más importante el de Arnhem, teóricamente el más fácil. Sin embargo toda una división británica, con Anthony Hopkins a la cabeza a la espera de la llegada de Sean Connery, se topa de bruces con la unidad Panzer de un Maximilian Schell pletórico. El resto es historia.

'Un puente lejano' tiene el privilegio de juntar en la gran pantalla a los mejores actores de su tiempo.

Tres actores, tres nombres que lo dicen todo en la historia del cine. Y a ellos aun hay que sumar otros magníficos intérpretes como Robert Redford, Gene Hackman, Elliot Gould, Ryan O'Neal, Edward Fox, Michael Caine, Dirk Bogarde, James Caan y el mismísimo Lawrence Olivier, que se bajan al barro para sudar sangre y lágrimas al servicio del espectáculo.

De cuando en cuando, el cine clásico tenía estos descomunales aciertos de juntar en un mismo plano a actores tan míticos, bestias pardas de la interpretación que elevan a los altares este arte del cine. El resultado, obviamente, es un rotundo sobresaliente. Porque tanto talento junto es difícil de dirigir, pero cada uno de ellos asume su rol y los momentos que aparecen en pantalla son de una calidad impagable.

Estrellas, como Robert Redford, bajan al barro de la II Guerra Mundial para ofrecer una película brillante.

Richard Attenborough es el responsable de que la maquinaria de Un puente lejano funcione a la perfección. Los planos de las distintas batallas que se suceden en el conjunto de toda la Operación son buenísimos. Recrean la crudeza de los momentos vividos por los soldados de uno y otro bando. También se mete de lleno en los conflictos psicológicos de cada uno de los personajes, que como buenos actores saben sacar a relucir en pantalla.

Y, finalmente, así se consigue una película donde se aúna acción y drama bien vivida. Una cinta, Un puente lejano, que nos aproxima a la realidad de esa contienda paradójica como la II Guerra Mundial. Un trabajo que juntó a lo mejor de cada casa interpretativa en un mismo molde. Y ya solo por eso, merece la pena ser revisada una vez, y otra, y otra...


Ficha Técnica


Título original: A Bridge Too Far

Año:1977

Duración:175 min.

Género: Bélico / Hechos Reales

País: Reino Unido Reino Unido

Director: Richard Attenborough

Guión: William Goldman (Novela: Cornelius Ryan)

Música: John Addison

Fotografía: Geoffrey Unsworth

Reparto: Sean Connery, Edward Fox, James Caan, Dirk Bogarde, Michael Caine, Robert Redford, Anthony Hopkins, Liv Ullmann, Maximilian Schell, Gene Hackman, Ryan O'Neal, Laurence Olivier, Elliott Gould, Hardy Kruger

Premios: 1977: Premios BAFTA: Mejor actor secundario (Fox) y fotografía. 6 nominaciones

Puntuación: 9/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Traductor

Lo más visto

Archivo del blog