martes, 16 de julio de 2019

'Jungla de cristal III: La venganza': "Simon y tú me estáis fastidiando una resaca cojonuda"

Amanecer en Nueva York, el sol aparece por el este, suena Summer in the City de los Lovin' Spoonful y la ciudad se dispone a empezar un caluroso día de primavera. Los neoyorquinos se dirigen a sus trabajos, abren sus negocios, entran y salen del metro hasta que una explosión en un centro comercial rompe la ajetreada rutina diaria de la ciudad que nunca duerme.

Con este inicio tan ruidoso y potente comienza la tercera parte de Jungla de Cristal, para mi la mejor junto con la primera entrega, ambas dirigidas curiosamente por John McTiernan -Depredador-.



Simon Gruber -Jeremy Irons, La Misión- es un veterano oficial del ejército de la extinta República  Democrática Alemana que informa a la policía de que es el responsable del atentado y amenaza con más explosiones si el teniente John McClane -Bruce Willis, El sexto sentido- no participa en el juego Simon dice en el cual el terrorista propone misiones o acertijos que McClane debe resolver en un tiempo limitado.

McClane, suspendido en el cuerpo de policía, contará con la ayuda de Zeus -Samuel L. Jackson, Los odiosos ocho, Spider-Man: Lejos de casa- un tendero de Harlem resentido con la raza blanca y que en contra de su voluntad se ve obligado a participar en las adivinanzas del terrorista.

Diversión, explosiones, intensidad, giros en la trama y mucha, mucha acción. Acción de calidad, de la de los 80-90, la que no necesitaba ordenadores sino especialistas y artesanos como McTiernan. Y actores carismáticos, de esos que brillan en cualquier papel, en cualquier género. Si agitamos todo esto nos encontramos con Jungla de Cristal III: La venganza.

A diferencia de la primera, desarrollada en su totalidad dentro del edificio Nakatomi Plaza en Los Ángeles, Nueva York aparece como marco incomparable en esta entrega. La ciudad se convierte en un personaje más, ya que los protagonistas la recorren en su totalidad como si de un videojuego se tratase. Una visita guiada de lo más peculiar con persecuciones -genial la secuencia en el taxi a través del parque-, detonaciones en el metro e incluso el saqueo de la reserva federal.

Zeus y John McClane deben salvar del terrorismo a la ciudad de Nueva York.
John McClane, el héroe resacoso
Bruce Willis vuelve al personaje que más fama le ha dado, el de John McClane. Los problemas con su mujer -Bonnie Bedelia- y con el alcohol hacen que el inefable teniente haya tocado fondo, arrastrando durante todo el metraje una resaca que no mermará su carácter jocoso.

Samuel L. Jackson y Bruce Willis protagonizan, tal vez, una de las mejores buddy films de los noventa.

En esta ocasión, Willis está perfectamente secundado por dos camaleones del cine, Samuel L. Jackson y Jeremy Irons. El primero como Zeus, un electricista que ve cómo su apacible existencia se ve alterada al intentar ayudar a un McClane buscando problemas en Harlem. La química entre ambos actores es total, explotando en todo momento sus caracteres antagónicos y el doble juego que proporcionan las diferencias raciales, desde un punto de vista cómico. Desde el punto de vista de los buddy films, la tercera entrega de Jungla de Cristal cumple con todos los requisitos de este peculiar género cinematográfico.

Irons por su parte es un villano carismático, que cae bien. Calculador e irónico, el terrorista pone en jaque a la ciudad de NY movido por el deseo de venganza pero también por objetivos monetarios. Su Simon Gruber es la némesis perfecta para un McClane que parece estar en horas bajas.

Jeremy Irons es Simon Gruber, el villano carismático y que nos cae hasta bien por sus originalidad.

Así pues, nos encontramos con una de las mejores películas de acción de la década de los 90's que solo ve empañado su resultado con un final algo simple y facilón, no estando a la altura del resto del filme. Un pequeño borrón que no lo hace menos disfrutable. Cine palomitero del bueno, del que cada vez que lo vuelven a emitir en algún canal te atrapa frente al televisor y te hace recordar que hubo una época en la que entretenimiento y calidad iban de la mano.


Ficha Técnica


Título original: Die Hard with a Vengeance

Año: 1995

Duración: 130 min.

Género: Acción / Secuela / Thriller / Buddy Film / Terrorismo

País: Estados Unidos Estados Unidos

Dirección: John McTiernan

Guión: Jonathan Hensleigh (Personajes: Roderick Thorp)

Música: Michael Kamen

Fotografía: Peter Menzies Jr.

Reparto: Bruce Willis, Samuel L. Jackson, Jeremy Irons, Graham Greene, Colleen Camp, Larry Bryggman, Anthony Peck, Sam Phillips, Nick Wyman, Aldis Hodge, Stephen Pearlman

Puntuación: 8/10

4 comentarios:

  1. Buen día, que buen recuerdo de cinta, creo que es una de mis películas favoritas, tanta acción y con ese estilo sarcastico de McClane, no podia pedir mas, saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, poco más se puede pedir. Una pena que las dos entregas posteriores de las aventuras de John McClane no hayan estado a la altura. Un saludo Jaime

      Eliminar
  2. Yo me quedé en la 2,,,,no he visto ninguna de las siguientes, esta hay veces que el cuerpo me pide verla y ver que tal es, pero siempre la acabo arrinconando en mi subconsciente.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la tercera es más que recomendable. Han pasado casi 25 años de su estreno y no ha envejecido nada mal. Junto con la primera, la más divertida y trepidante. Un saludo Victor

      Eliminar

Traductor

Lo más visto

Archivo del blog