viernes, 9 de noviembre de 2018

'Infiltrado en el KKKlan': Spike Lee, la decadencia de un director

En el año 2006, Spike Lee rodaba su última gran película, Plan oculto. Desde entonces, el cineasta neoyorquino ha realizado una insustancial travesía repleta de documentales, mediometrajes, remakes y algún que otro filme, todos ellos trabajos insulsos y carentes de la personalidad que hace ya mucho tiempo este director demostró.

Los días de gloria de Lee quedan lejos y este año, con el estreno de su último largometraje, existía la posibilidad, la esperanza, de reverdecer viejos laureles. Infiltrados en el KKKlan se estrenaba en nuestro país con el aval de las buenas críticas recibidas en EEUU y con un galardón importante en el Festival de Cannes: el Gran Premio del Jurado.


Una vez vista la película te das cuenta que todo esto son paparruchas. Lee tenía una historia bastante atractiva en sus manos que no ha sabido aprovechar. La historia real de dos policías de Colorado Springs, uno negro -John David Washington, Ballers- y otro judío -Adam Driver, Paterson, La suerte de los Logan- que consiguieron infiltrarse en el Ku Klux Klan en la década de los 70.

Unos primeros 45 minutos bastante interesantes y el trabajo de los actores es lo que se salva de la obra. Una película desperdiciada por el afán de su director de llevar al paroxismo un tema tan importante como el racismo. Por intentar manipular al espectador presentándonos a unos tipos, los del Klan, como los más imbéciles y peligrosos del país. Porque si bien lo segundo puede ser cierto -estos tipejos eran alimañas sin escrúpulos, que extendieron su odio por parte de EEUU-, lo segundo no. O al menos no de la forma que se nos presenta en la película.

Adam Driver y John David Washington en 'Infiltrado en el KKKlan' (Universal Spain).

Lee intenta caricaturizar a estos extremistas y en ocasiones acaricia la parodia. Hay escenas que rozan el ridículo y el esperpento zafio, especialmente hacia el final, con un desenlace torpe y atropellado, que parece improvisado. Y tras esa conclusión ingenua, el cineasta neoyorkino nos enseña imágenes actuales, reales, de archivo, todas ellas durísimas en las que enlaza todos los mensajes explícitos que ha ido soltando durante las dos horas anteriores. Unas secuencias en las que une el actual auge de algunos grupos cercanos al Klan con la llegada de Trump al poder.

Porque una vez vista la película, está claro que esa denuncia que Lee realiza sobre la actual situación de la población negra en EEUU no puede ser concebida como subliminal. Cualquier trabajo anterior del director relacionado con el racismo -Fiebre salvaje, Haz lo que debas, La marcha del millón de hombres- es mucho más interesante que este Infiltrados en KKKlan.


Una de las mejores escenas de la película (Universal Spain).
El reparto salva la película
El trabajo, tanto de John David Washington -hijo de Denzel Washington-, como Adam Driver, salva la función. Ambos intérpretes dan lo mejor de si mismos, aún siendo parte de algunas escenas esperpénticas. Junto a ellos destaca Jasper Pääkönen -Vikingos- en el papel de Félix, un cabrón racista muy peligroso que recela desde el primer momento del nuevo miembro de la organización.

Es una pena, porque se tenían casi todos los mimbres necesarios para conseguir un buen producto cinematográfico: buenos actores, una historia muy interesante y un buen director. Sí, porque a pesar de sus últimos trabajos y de este que nos ocupa, siempre recordaremos a Spike Lee como un buen contador de historias.


Ficha Técnica


Título original:  BlacKkKlansman

Año: 2018

Duración: 128 min.

Género:  Drama / Comedia / Racismo / Hechos Reales / Biográfico

País: Estados Unidos Estados Unidos

Dirección: Spike Lee

Guión: Spike Lee, Kevin Wilmott, David Rabinowitz, Charlie Watchtel (Libro: Ron Stallworth)

Fotografía: Chayse Irvin

Música: Terence Blanchard

Reparto: John David Washington, Adam Driver, Topher Grace, Robert John Burke, Laura Harrier, Jasper Pääkönen, Ryan Eggold, Paul Walter Hauser, Damaris Lewis, Michael Buscemi, Brian Tarantina, Nicholas Turturro, Ahlie Atkinson, Alec Baldwin, Harry Belafonte

Premios: 2018: Premios Oscar: 6 nominaciones incluyendo mejor película, director y montaje
                2018: Festival de Cannes: Gran Premio del Jurado
                2018: Globos de Oro: Nom. mejor pel. drama, director, actor (Washington) y actor rep
                2018: Premios BAFTA: 5 nominaciones, incluyendo Mejor película y Mejor director
                2018: Premios Independent Spirit: Nominada a mejor actor secundario (Adam Driver)
                2018: American Film Institute (AFI): Top 10 - Mejores películas del año
                2018: Critics Choice Awards: 4 nominaciones incluyendo mejor película
                2018: Asociación de Críticos de Chicago: 2 nom. incl. Mejor intérprete rev. (Washington)
                2018: Premios Gotham: Nominada a Mejor actor (Driver)
                2018: Satellite Awards: 7 nominaciones incl. mejor película independiente y director
                2018: Sindicato de Productores (PGA): Nominada a mejor película
                2018: Sindicato de Directores (DGA): Nominada a mejor director/película
                2018: Sindicato de Guionistas (WGA): Nominada a Mejor guión adaptado
                2018: Sindicato de Actores (SAG): Nom. reparto, actor (Washington) y secund. (Driver)
               
Puntuación: 5/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Traductor

Lo más visto

Archivo del blog